microbiota y disbiosis intestinal

Microbiota y Disbiosis intestinal

¿Te has notado últimamente más cansado, con menos energía, con digestiones lentas o hinchazón abdominal? ¿Padeces de migrañas cada vez más frecuentes que ya no responden a los medicamentos? ¿Tienes diarreas o estreñimiento que no sabes cómo controlar? Si presentas alguno de estos síntomas podrías presentar una alteración de la microbiota intestinal. Este es un problema cada vez más frecuente que genera mucha angustia y en ocasiones limitación en nuestro día a día.

En los últimos años se habla cada vez más de la microbiota intestinal. Su alteración se relaciona de forma directa o indirecta con múltiples síntomas y enfermedades. Cuando aparecen estos síntomas puede que ya estemos ante una disbiosis intestinal. A continuación, intentaremos aclarar algunas cuestiones relacionadas con este tema.

Empecemos por el inicio: ¿Qué es la microbiota intestinal?

Es el conjunto de microorganismos que habitan en nuestro intestino. Lo de micro es, fundamentalmente, por su tamaño ya que nos superan ampliamente en número. Tenemos 100 veces más bichitos en muestra tripa que células en nuestro organismo. Y toda esa comunidad enorme de organismos está perfectamente organizada en grupos. Cada uno de estos grupos tiene su función específica aportando o complementando funciones de los otros grupos.

Nuestra microbiota comienza a formarse desde que estamos en el útero materno. A partir de allí, todo lo que pase a nuestro alrededor influye en su diversidad. Desde el tipo de nacimiento, la alimentación, la exposición ambiental, nuestro contacto con otras bacterias. Todo, todo modifica para bien o mal nuestra microbiota. Y como cada persona tiene una línea de vida única, cada uno de nosotros tiene una microbiota única. Es como nuestra huella digital. Por eso cada persona requiere unas medidas, un tiempo y tratamiento único, totalmente personalizado.

¿Qué es la disbiosis intestinal?

Cuando estamos expuestos a factores que afectan de forma negativa a nuestra microbiota (mala alimentación, estrés, tóxicos y muchos más) se va rompiendo el equilibro entre los microorganismos y es entonces cuando aparecen los problemas. Y por problemas me refiero desde síntomas leves (gases, hinchazón, estreñimiento, por mencionar algunos) que podemos presentar durante años y los llegamos a normalizar, hasta enfermedades graves.

Cuando aparece esa pérdida del equilibrio estamos hablando de disbiosis intestinal. Existen varios tipos de disbiosis, por disminución del número de microorganismos buenos, por aumento de los no tan buenos y por disminución de la diversidad.

No existe una causa única, más bien, el conjunto de varios factores nos lleva a la pérdida de ese equilibrio. Desde el tipo de nacimiento, la alimentación, la exposición ambiental, nuestro contacto con otras bacterias, la toma de antibiótico, la mala gestión de las emociones o el mismo estrés, son varios de los factores que interfieren directamente sobre la microbiota y su equilibrio. Una exposición de forma prolongada a cualquiera de estos factores o a un conjunto de varios, llevaría a la pérdida del equilibrio y por tanto a la disbiosis intestinal.

Síntomas de la disbiosis intestinal.

Como mencionamos anteriormente, cada uno de nosotros tiene una microbiota única, por lo tanto, la gama de alteraciones que podemos presentar es muy variada. Y cada alteración puede provocar una diversidad muy amplia de síntomas. Entre los más frecuentes podemos mencionar:

  • Dolor e hinchazón abdominal.

  • Diarreas o estreñimiento.

  • Gases frecuentes.

  • Sensibilidad alimentaria e intolerancias.

  • Sensación de hinchazón en todo el cuerpo.

  • Migrañas o cefaleas persistentes.

  • Alergias que no mejoran

  • Placas atópicas en la piel.

  • Problemas hepáticos.

  • Ansiedad y depresión.

  • Y muchos más.

¿Cómo puedes saber que tienes una disbiosis intestinal?

Para saber en qué estado se encuentra nuestra microbiota tenemos que realizarnos un Test de Estudio de Disbiosis. Este estudio nos informará como se encuentran en cantidad y calidad los diferentes grupos de microorganismos. Además, nos puede aportar información sobre la permeabilidad intestinal, la inflamación local y la presencia de patógenos como los parásitos. Con toda esa información y con una entrevista detallada de los síntomas, se elabora un tratamiento personalizado para cada paciente.

¿Cómo se trata la disbiosis intestinal?

Para obtener un resultado óptimo se debe tratar no solo las alteraciones/desequilibrios de la microbiota, sino también los factores que están influyendo en ella. Los tres más importantes son la dieta, el ejercicio y la gestión de estrés y emociones. Si no se mejoran, nuestra microbiota seguirá dañándose.

Respecto al tratamiento específico de la disbiosis, lo separamos en varias etapas. En cada una de ellas se refuerza un aspecto puntual de tal manera que al final terminamos colocando cada uno en su sitio. Suelen ser tratamiento de varios meses, pero, en todos los casos, los resultados son espectaculares.

SIBO

Por último, queremos mencionar algunas palabras sobre el SIBO.

El SIBO es un sobrecrecimiento bacteriano en intestino delgado por bacterias que habitualmente se encuentran en el intestino grueso. Por sus características no deja de ser una disbiosis intestinal. El diagnóstico se realiza mediante pruebas de espiración (aliento) y según los que determine puede ser un SIBO de hidrógeno, de Metano o de Sulfuro. En cualquier caso, el tratamiento, en gran parte, es igual al de una disbiosis haciendo unas determinadas modificaciones en la dieta. Por lo tanto, volvemos a insistir, se debe hacer un tratamiento específico para recuperar el equilibrio intestinal, mejorar la dieta, hacer ejercicio físico y gestionar bien nuestro estrés y emociones. Todo esto además de investigar y mejorar cualquier otro factor externo que pueda estar afectando la microbiota.

En caso de que te identifiques con esta situación te ofrecemos una consulta donde analizaremos todos los síntomas que tienes, te indicaremos los estudios necesarios y en base a los resultados te prescribiremos el tratamiento indicados.